r2
© Por Glenda Galán

Rosana Ubanell, escritora española radicada en Miami nos cautiva con su espontaneidad y su carácter emprendedor. Esta mujer de armas tomar empezó a escribir novelas a los 50 años y desde entonces no ha parado, gracias a la necesidad que siente de aprovechar cada minuto para hacer lo que más ama, escribir.

Ávida lectora desde muy temprana edad, madre, esposa y periodista, son algunas de las facetas que combina con su carrera literaria en la que pone de manifiesto su versatilidad temática, desde que puso a circular su novela “Volver a morir”, hasta su más reciente entrega “Los Retratos de Mercedes”. Compartimos con nuestros lectores esta interesante  entrevista a una talentosa española en Miami.

Rosana, ¿cómo llegas a Miami y qué te ha dado esta ciudad como escritora?

Llegué a Miami por trabajo hace casi 15 años pensando que sería temporal y aquí sigo, enamorada de esta ciudad que me ha dado todo como persona y me ha convertido en escritora.

• Háblanos de Volver a morir, tu primera novela, ¿cómo nace esa historia?

Nace precisamente de este amor a Miami, a su riqueza y variedad cultura, gastronómica e idiomática. Todo ello mezclado con mi afición a la novela de misterio y suspense. Y qué menos que regalar un detective para Miami. Es parte de mi agradecimiento a esta ciudad.

¿Nelson Montero,  el protagonista de tu primera novela, ha vuelto a molestarte con intenciones de que escribas de nuevo sobre él, o no veremos por ahora algún libro con sus aventuras?

Nelson me molesta a diario. De hecho estoy editando la segunda entrega de sus aventuras que se publicarán en octubre y la tercera está lista a falta de revisión. Entre medias me ha dejado desviarme para escribir Los Retratos de Mercedes, una obra muy distinta sobre la vejez. La tenía en la cabeza y en el corazón hace tiempo y debía sacarla a la luz.

• Cuéntame de la experiencia en la que Volver a morir que se convirtió en Best Seller, a qué le atribuyes el éxito de ese primer libro y ¿cómo recibiste la noticia de que había calado tanto en el gusto de los lectores?

Cuando uno escribe no piensa más que en escribir sin esperar nada. Por supuesto que sueña con que su novela se lea pero la realidad en ese momento del proceso creativo es únicamente contar una historia. Si luego se lee, maravilloso. La mayor ventaja de que tu primera novela se venda bien es que te da la posibilidad de seguir escribiendo más. No sé a qué atribuir la buena marcha de Volver a morir, sinceramente. El que una novela funcione es un misterio que ni los editores más avezados han descubierto. Ni tan siquiera depende de que sea una “buena” novela. Vemos novelas mal escritas, sin ningún valor literario que son súper ventas y obras de arte que pasan desapercibidas.

¿Qué cambios se dan en ti desde esa primera novela a la Rosana que escribe  Perdido en tu piel?

No puedo decir que he “madurado” porque sería chistoso ya que empecé a escribir novelas con 50 años y ya estaba bien madurita para esa fecha (o igual no). Sí he aprendido mucho. El aprendizaje, empujado por la curiosidad, es una de mis motivaciones. Seguiré curioseando y aprendiendo hasta el último día. Me gusta bucear en distintos géneros, explorar diversos sentimientos, el amor, el miedo, el odio, la envidia, la venganza. De la novela de suspense con Volver a Morir, a la apasionadamente romántica de Perdido en tu Piel, pasando por el miedo a la vejez en Los Retratos de Mercedes he repasado una gran variedad de ellos.

r4

• Llega el 2014 y publicas dos novelas, After the Garden y Los Retratos de Mercedes, háblanos de  estas nuevas novelas tan distintas.

After the Garden es la versión en inglés de Perdido en tu piel. La historia, como Miami, es multicultural y multi continental y trasciende fronteras físicas y temporales. El amor, da igual en qué idioma se escriba; es similar para todos. Todos lo padecemos de igual manera. En cuanto a Los Retratos de Mercedes, dada mi edad, pienso en la vejez y en la muerte a menudo. No con miedo, al contrario: me anima a darme prisa en todo lo que hago sabiendo que me queda menos tiempo que a un joven escritor de 25 años. En realidad es un aliciente para ser más productiva. Me empuja a “no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy” y a valorar  más profundo cada momento irrepetible. Cuando tomas conciencia de la temporalidad de la vida todo es mucho más intenso, liberador y quizás más fácil: ya no puedes perder el tiempo en amigos que no son amigos, en decir estupideces para quedar bien.

¿De dónde surgen los títulos?

Los títulos son lo último que se decide. En mi caso quizás por deformación profesional ya que soy periodista. Cuando escribes un artículo el título se deja para el final porque debe reflejar el espíritu del contenido. Las novelas por supuesto tienen un título inicial provisional pero en casi todos los casos terminan con otro y es una de las tareas más difíciles. En el caso de Perdido en tu piel  se titula así porque un poema fundamental para la trama se encabeza así. En Los Retratos de Mercedes porque la protagonista, Mercedes, es aficionada a coleccionar retratos y además los pacientes que atiende están descritos en la novela para producir el efecto de retratos.

¿Por qué eliges como escenario diversas ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Washington DC para After the Garden?… ¿qué aporta a la historia cada uno de estos lugares?

El escenario o escenarios son fundamentales para darle cuerpo a una novela. A partir de esa premisa, los escritores escogen lugares por diversas razones. Primero porque deben ser esos y no otros por la trama, porque los conocen o porque los aman. En mi caso es una mezcla de las tres razones.

r8

Rosana Ubanell junto a los escritores de la primera antología de narradores de Miami, “Viaje One Way”.  publicada por Suburbano ediciones.

• Recientemente participaste en la antología de narradores de Miami editada por Suburbano Miami One Way, ¿cómo fue esta experiencia?

Gratificante. Formar parte de este colectivo tan variado y rico ha sido un honor y un homenaje a Miami y a lo que está creando la ciudad: un centro cultural nuevo con un mensaje propio que trasciende las fronteras físicas y las barreras nacionales.

• Miami es…

Apasionante, sorprendente, enriquecedora y brutal.

¿Qué lugares de Miami son un pedacito de España en el pantano?

Mi casa. El resto me gusta que sea variado.

¿Qué crees que hace especial este pedacito del mundo?

Sus gentes llegadas de todos los lugares del mundo y la posibilidad de reinventarse.

¿Cuál es el primer libro que recuerdas que calló en tus manos y que leíste con interés?

He sido una ávida lectora desde niña, cualidad heredada de mi madre. Es fundamental que los padres lean para que sus hijos lo hagan. Si me remonto a mis primeros libros infantiles hay tres que aún recuerdo con pelos y señales: Las aventuras de Kásperle (colección), Un castillo en el camino y Tistú el de los pulgares verdes. Aún tengo un ejemplar de cada en mi casa. Se caen a pedazos pero los recompongo como puedo.

¿Qué te gusta leer?

Realmente de todo y normalmente tengo varios libros de distintos géneros en la mesilla de noche.

¿Cómo ves la literatura de Miami, existe realmente algo a lo que podamos referirnos como miamense?

Estamos en un periodo creativo muy intenso en Miami. La ciudad ha madurado con raíces de todo el continente. Eso se refleja en el creciente y rico movimiento literario de la ciudad que es propio de Miami con voces latinas filtradas por la ciudad.

¿Cómo ves en general el ambiente cultural de nuestra ciudad en estos momentos?

Riquísimo y variadísimo. Hay días en los que no puedes decidir entre tanta oferta atractiva de teatro, cine, música, literatura, etc.

¿Qué acogida ha tenido tu producción literaria en España, tu país de origen?

Buena. No tiene nada que ver que sea española o no, lo que importa es la novela.

• Rosana, eres el vivo ejemplo de que no hay edad para empezar a escribir, cuando este oficio es tu pasión,  ¿Cómo interpretas tú el hecho de haber iniciado hace solo unos años tu carrera literaria y que ya cuentes con varios libros muy leídos?

Como soy aficionada a los refranes, herencia de mi abuela materna, diré que “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Estudié periodismo así que siempre he escrito que es lo que me gusta. Sin embargo, entre mi trabajo y la crianza de tres hijos, no tuve tiempo extra para dedicarme a la novela. Cuando el último de ellos se fue a la universidad me encontré con tiempo libre y me dije “esta es la mía”.

¿Qué libro de los que has leído te habría gustado escribir a ti?

La Colmena, de Camilo José Cela. Me hubiese gustado también escribir poesía como Antonio Machado pero ese es otro nivel.

¿Cómo ha asimilado tu familia el hecho de que te volcaras a la literatura?

Les encanta que esté enfrascada con mis cosas porque si no estaría ocupada con las suyas y eso no les gusta nada.

• Un deseo por cumplir es…

Poder dedicarme exclusivamente a escribir novelas. Deseo también que se cumplan los sueños de mis hijos.