Por Glenda Galán   Ella pellizcó la noche para que no se durmiera Caminó descalza sobre las hojas secas.   Cayeron...