h0

©Por Glenda Galán                    • Ilustración Jennie Santos • Fotos Maglio Pérez

 

Andábamos en la zona colonial y al escuchar una canción que le gustaba me haló y tiró par de pasos que yo traté de seguir para no pasar vergüenza…

…Varios meses después me enteré de su encuentro cercano con un poste de Luz de la Avenida Anacaona de Santo Domingo.

No lo volvería a ver hasta que hace dos años visitó Miami, donde pude abrazarle de nuevo e incluso tener el honor de leer poesía con él y con  Frank Báez en el Centro Cultural de España.

Verle allí al pie del cañón, desafiando todo pronóstico de que no podría estar de nuevo con nosotros para hacernos disfrutar de su poesía, fue una experiencia que me marcó como persona y como escritora; aumentando mi estima y admiración hacia aquel joven que conocí a los 17 años cuando no era considerado aún uno de los poetas dominicanos más importantes de mi generación, si no simplemente, el hermano trillizo de mis amigas Julie y Lary, a las cuales aún confundo, by the way!

Con Homero Pumarol conversamos sobre su trayectoria, sobre los duros tiempos que ha podido ir superando y sobre El Hombrecito, la banda de Spokenword dominicana, a la que pertenece.

h1

• ¿Desde cuándo sentiste inclinación por la poesía?

Último curso del colegio, primeros meses en la universidad.

 

• Hace poco fuiste honrado con el nombramiento de una calle de la Feria del Libro en tu honor, háblame de esa experiencia.

-Me hicieron un reconocimiento y ese día me cocinaron un plato sabroso de camarones. Me hizo sentir muy bien, disfruté mucho con mi madre y mi padre que entre ellos comentaban muertos de risa: “¡Parece que es cierto que es poeta!”.

 

• Mucho se habla de los festivales y las ferias de libros, algunos a favor, otros en contra. A tu entender, ¿para qué sirven?

 -Deben promover la lectura.

 

• ¿Se escribe con la misma frecuencia e intensidad a los 24 que a los 42? Con cuánta frecuencia escribes ahora?

-Ahora escribo con menos frecuencia, pero escribo con más seguridad, con más recursos –evidentemente no me refiero a dinero-, más conocimientos, más léxico, mayor madurez. Hay más de 15 años de diferencia. Uno edita mucho mejor lo que escribe, se ha leído mucho más. Escribir es la parte final de un proceso creativo que puede durar años. Esa es la diferencia fundamental entre las edades, los años de ejercicio del oficio.

 

• ¿Qué libro lees en este momento?

-Estoy leyendo In a Green Night, de Derek Walcott.

 

• Un libro difícil de olvidar…

-La conjura de los necios, John Kennedy Tool

 

h2

• Dijiste hace un tiempo que no sabes si incursionarás en otros géneros literarios en un futuro, ¿llegó el momento de experimentar con otros géneros, o sigues prefiriendo escribir poesía?

-Estoy muy concentrado en escribir lo que será mi próximo libro de poemas. No descarto jamás la posibilidad de escribir prosa en el futuro.

 

• ¿Qué opinas sobre el rumbo que toma la poesía en la isla?

-Que acabe de tomar un rumbo, cualquiera que éste sea.

 

• ¿A que escritores dominicanos debemos prestar atención en esta ultima década?

– A Juan Dicent, a Frank Báez, a Junot Díaz.

 

• ¿Qué recuerdas de tus estudios y trabajo como abogado?

-Recuerdo con mucho agrado al Dr. César Pina Toribio, para quién trabajé como asistente.

 

• ¿El día o la noche para escribir?

-Sí, definitivamente, el día o la noche para escribir.

 

• La zona colonial es…

-La zona urbana más hermosa de Santo Domingo.

 

• ¿Qué significó para ti Luis Díaz?

-Un artista excepcionalmente talentoso, una energía profundamente creativa, un maestro de la vida, una voz muy creativa capaz de crear y cantar un sabroso merengue como Marola o un rock a Mamá Tingó. En fin, un gran artista, un maestro excepcional.

• ¿Ha expresado  que no te agradan mucho los poetas españoles contemporáneos, a qué se debe esto?

-Después de García Lorca, no he leído a ningún autor español que me conmueva.

h3

• Homero, atravesaste por una experiencia de salud difícil, pero hubo algo importante que sucedió mientras te reponías, mucha gente se preocupaba por ti, Sabías que eras tan querido. ¿Qué significó sentirte tan querido por amigos, pero también por gente que sin conocerte respeta tu trabajo como poeta?

– Primero que nada, yo estoy vivo porque dos personas que yo desconocía en absoluto, vieron mi carro recién atropellado y decidieron pararse a ver si había alguien vivo dentro del destrozado carro, si no fuera por esas dos maravillosas mujeres  (María Luisa Martínez de Lara y Almudena Porcel Fernández), yo estaría muerto.

Luego, el apoyo de mi familia, de mis amigos, así como el apoyo emocional que me dieron muchas personas que ni conozco, fue fundamental para seguir adelante, me hizo más fuerte. Muchas personas me apoyaron, para mí eso fue muy importante para continuar vivo y esforzarme en sobreponerme en todo lo que pudiera, fue un empujón vital, una experiencia insustituible en mi vida, que me ha hecho aprender a valorarlo todo.

 

• ¿Cómo se ve el mundo luego de atravesar una experiencia tan extrema como la que atravesaste?

-Se toma una saludable distancia con el mundo, se es un poco más frío a la hora de tomar decisiones. Uno es mucho más sereno. Se respeta mucho más la vida. Es una forma muy drástica de madurar y de serenarse.

 

• ¿Hay esperanzas de un mejor futuro?

-Siempre debe haber esperanzas de un mejor futuro, de no ser así, la vida fuera muy aburrida, repetitiva, insoportable. Es muy importante dar acceso a mayor cantidad de personas a la educación, al menos a ser alfabetizados.

 

• ¿Cuéntame qué ha sido para ti ser trillizo, es real lo que dicen en cuanto a la conexión que existe con los hermanos que nacen juntos? 

-De que hay una extraordinaria conexión entre los hermanos trillizos, la hay. Ahora bien, no es nada místico, ni misterioso, es el resultado de una convivencia constante de tres hermanos de una misma edad, durante toda la vida.

 

• ¿Qué recuerdo guardas de los inicios del Hombrecito?

-Recuerdo cuando nos dimos cuenta de que no se trataba de hacer improvisaciones, si no de componer música que se fusionaba con poemas recitados en vivo por Frank Báez o por mí. Eso marcó el camino a seguir. La música adquirió tanta importancia como la poesía. Además, a partir de un momento ha sido una conversación entre un grupo de artistas amigos, una conversación entre músicos y poetas, donde las metáforas responden a notas musicales o a otras metáforas.

h9

 

• A dos años de haber visitado Miami, ¿cómo evalúas la experiencia de haber venido a la Florida a compartir tus poemas?

-Para mí fue fabuloso, me sorprendió mucho la buena recepción de que disfrutamos, pues pensé que al no haber ido antes, sería una experiencia mucho menos cálida.

 

 • ¿Qué poemas tuyos le recomendarías a un lector que quiere empezar a leer tu obra?

– COLECTURíA DE ADUANAS, es una sección de mi poesía reunida.

 

• Un poema tuyo que te gusta compartir con el público.

-Mis bajos fondos.

 

• ¿Qué escuchas generalmente en el iPod o en la radio?

-Radiohead, Calle 13, The Black Keys, Pink Floyd, The Beatles, Bob Marley.

 

• En un mundo tan materializado, ¿cómo hace un poeta para no perder el valor de escribir, sabiendo que quizás este oficio no le traerá la fortuna?

-Para mí lo fundamental, lo vital es escribir poemas, el mundo que siga girando, mi sensibilidad se nutre del mundo, de las experiencias, de lo más crudo y de lo más sublime, de lo más superficial y de lo más profundo. Yo espero que el mundo se pueda nutrir de mí.

h8

• Cuéntame sobre la publicación de tu libro Homero Pumarol, Poesía reunida de Ediciones de a poco

-Mi experiencia remite inmediatamente a la importancia de aprender a editar y de tener amigos inteligentes, me refiero especialmente a Frank Báez y a Giselle Rodríguez Cid, quienes me ayudaron a escoger los poemas que presenté a mi editor.

 

• Un poema  que crees  ha sido fundamental en tu Carrera como poeta ¿y por qué?

-Jack Veneno ha muerto, es fundamental porque es el primer poema en el que uso sentido del humor y sarcasmo, tanto como metáforas e imágenes urbanas que luego abundan en mis poemas. Jack Veneno ha muerto, me regaló una manera de usar el lenguaje, ese poema me hizo reconocerme como poeta. No es fortuito que sea el primer poema de mi primer libro.

 

• ¿Cuál ha sido el mayor reto que has tenido que enfrentar como escritor y como ser humano?

-Indudablemente la recuperación del accidente, tuve que aprender a caminar y a hablar otra vez, para sólo mencionarte dos cosas. Para darte una idea más precisa, el accidente aconteció hace tres años y medio, hace sólo tres meses que el psiquiatra me declaró recuperado cien por ciento. Como te puedes imaginar, escribir durante mucho tiempo fue imposible.

 

• ¿Qué opinión tienes sobre las editoriales que permiten la auto publicación, sus pros y sus contras, si los ves.

-La verdad es que soy un ignorante en el tema. Cada vez que pienso en publicar un texto me gusta hacerlo dentro de un conjunto de poemas, o más bien, dentro del concepto “libro”.

 

• Ser poeta es…

-“words, words, words”.

 

• ¿Sirve de algo la poesía en estos tiempos?

-La poesía siempre sirve de algo. A veces nos ayuda a maldecir mejor, otras veces nos divorcia saludablemente de la realidad, otras veces nos aporta ideas y nos permite nombrar las cosas de una manera  muy certera. Ser poeta siempre sirve para burlarse con mucha propiedad de la vida, o para alabarla.

 

• Si digo poeta, ¿en quien piensas?

-Arthur Rimbaud.

 

• Si digo poema, ¿que poema te viene a la mente?

-Song of myself, Walt Whitman.

 

• Cuando se habla de  escritores y poetas que han sido fundamentales en el siglo XX y XXI, ¿a quién recomiendas?

-Fernando Pessoa, César Vallejo y de este siglo a Billy Collins.

 

• Una mujer poeta que te llega al alma.

Silvia Plath

h7

• ¿Cómo se percibe el amor a tu edad?

– Como diría mi amigo Alejandro Capellán: Aaaah, el amor, esa cosita verde que pica. Lo cierto es que a esta edad el amor es un sentimiento más sereno, más profundo, menos ultrajante. Te lo dice un hombre soltero de 43 años.

 

• ¿Cómo se traspasa esa visión del amor a tu poesía?

-En ocasiones en forma de historias que escucho y que me brindan una idea de la vida, o que me regala un tema que abordo con sentido del humor. Siempre con palabras.

 

• ¿Hacia dónde te diriges ahora?

– Cada vez que sé sobre qué quiero escribir me entrego de forma rotunda a desarrollar las ideas que conforman y definen lo que será mi próximo libro, que es como decir “que me conforman y me definen en un momento determinado”.