fPor Glenda Galán

 

Ella pellizcó la noche

para que no se durmiera

Caminó descalza

sobre las hojas secas.

 

Cayeron besos de otoño

sobre su sonrisa

para recogerlos

se puso de rodillas.

  

El se desnudó mamey,

ella se entregó amarilla.