IMG_8905

Por GG

“Mantenga el abrazo, pero no se quede dormido, el sueño bien podrá experimentarse despierto”

J.Cortázar

Llego a la iglesia de Brickell, una de las edificaciones más hermosas de toda la calle,

        pero la belleza de este edificio, dedicado a San Judas Tadeo,

            no nos salva de lo que viene.

                -No pueden pasar -nos dice un hombre de barba blanca.

                    Yo pongo cara de turbada

                     y me pellizco para confirmar que sigo viva.

                        -¿Qué sucede?- le pregunto a San Pedro o a la persona o ángel o aparición

                          que tengo en frente.

                           -Hemos tenido que llamar a la policía. Hay un señor gritando, abrazado

                             al altar

                              y no hay quién lo despegue de allí.

Uno se abraza a lo que puede pienso, sin juzgar al hombre que ha tomado muy en serio aquello de

“Abrazar la fe”.

En tres minutos llegan dos carros con sirenas mudas, de los que salen tres policías con guantes de goma azules. Todos entran y no se oye ningún disparo, ningún grito, ningún movimiento brusco. A los pocos segundos el trio azul sale escoltando a un joven esposado que habla solo, usa traje de baño naranja, t-shirt blanco y flip flops de cualquier color. Lo introducen en la patrulla y si te he visto no me acuerdo. Entramos entonces a la iglesia, nos sentamos repartidos en los bancos de madera y rezo para que, mientras rezo, no entre otro loco.