11

GG

Dejé Miami por unos días para internarme en suelo catalán y conocer esta bella tierra. Aquí he caminado el equivalente a la vuelta al mundo en 80 lugares por segundo y no paro de descubrir cosas interesantes, como por ejemplo los detalles religiosos que adornan calles y establecimientos comerciales. Caminando por Barcelona uno puede encontrarse con iglesias antíguas y rincones que recuerdan la religiosidad que aún conservan algunos por estos predios.

1

La catedral de Santa Eulalia o Catedral Gótica ubicada en el  Barrio Gótico, adquiere un interesante color rosa al atardecer, sobre las cabezas de sus estatuas se posan decenas de palomas que observan inertes el pasar del tiempo.

2

A mi paso, la limosnera contrasta con la magestuosidad del hermoso edificio y al adentrarme en el barrio gótico una tienda exhibe su mercancía religiosa, mientras que al frente el olor a marihuana pone a reír a todo el que pasa, contrastes de una ciudad donde hay de todo y en la que más adelante, en la próxima esquina para ser exactos, también fuman en plena calle la misma sustancia, sin ningún cuidado de echarte el humo en la cara…no me aguanto la risa!

3

Aquí me topo también con otras glesias convertidas en salas de conciertos y rincones donde se prenden velas o se piden milagros, parte de este pintoresco barrio de Barcelona, de sus callecitas enigmáticas, románticas y llenas de grafitis.

6

Iglesia en Born e iglesia en el Barrio gótico.

8

Ya sea en La Sagrada Familia o en la pastelería Escribá, los reflejos de la religiosidad tiñen las paredes. En la pastelería de la Rambla por ejemplo una virgen rodeada de seis velas blancas y listones verdes vigila el local, algo que llama mucho la atención a todo el que entra. Es La Purísima, escultura tallada en mármol por el escultor modernista Josep María Barnadas, que observa atentamente a todo el que entra o sale de esta emblemática repostería.

9

13

La arquitectura del barrio de Born ubicado cerca del barrio gótico es un poco más moderna, aqui alguna de las iglesias son ahora lugares para dar conciertos y en los que se realizan mercadillos los fines de semana.

¡Toda una experiencia religiosa!