Por Juan Dicent Hijo bienamado, ya estoy en Nueva York. Debo confesarte que sólo extraño las playas de Quisqueya,...